lunes, 18 de septiembre de 2017

"¿QUIÉN INFLUENCIA A QUIÉN?"


La imagen de hoy dice: 
Conviértanse ellos a ti y tu no te conviertas a ellos. 
Jeremías 15:19

La verdad de cómo somos realmente, la sabemos nosotros y Dios. Podemos disimular delante de la gente mostrándonos de una manera, hablar como cristianos, ir la iglesia, dar consejos a los demás; pero cuando nadie nos ve ¿cómo somos realmente? Ese es el Ser. 
¿Cómo nos comportamos cuando estamos solos y creemos que nadie nos ve? Porque los ojos de Dios están las veinticuatro horas sobre nosotros, porque le dimos esa autoridad cuando le dijimos: A partir de ahora, sé mi Señor y Salvador. Entonces con nuestro permiso Dios ingresa a nuestra vida y espera que seamos transparentes, no solo en la iglesia, sino en todo lugar.
Dios nos ayude a tener convicciones firmes, no ser como la veleta que se mueve según la dirección del viento. 
Algunas personas se comportan y deciden sobre su vida, según junto a quién se encuentren. 
Las cosas que creen y aprendieron en la Palabra de Dios, parece que tuviera fecha de vencimiento, si las personas que los rodean piensan diferente, o hablan de otra manera, son influenciados a actuar y hablar igual que ellos para agradarles. 
Pero la Palabra de Dios es muy clara, dice en Jeremías 15:19: "Que ellos se vuelvan hacia ti, pero tú no te vuelvas hacia ellos" 
Estemos donde estemos, tenemos que ser luz y tener convicciones firmes  basadas en la Palabra de Dios, que no pasa de moda. 
Daniel propuso en su corazón, no contaminarse. Daniel 1:8  
Piensen por un momento un padre de familia, que le enseña a su hijo un valor esencial, el hijo lo aprende, sigue su ejemplo y de pronto pasa un tiempo y el papá vuelve a hacer lo que había aconsejado firmemente que no se debe hacer. ¿Se imagina el desconcierto del hijo? Se preguntará: ¿Pero se hace o no se hace? ¿Qué va a aprender de esa manera? A ser hipócrita. 
Debemos "siempre" ser luz en medio de las tinieblas, estemos donde estemos, nada nos haga cambiar nuestras convicciones basadas en la Palabra de Dios.
Si un faro se apaga, esa falta de señales luminosas, ocasionará que los barcos choquen o se desvíen de su ruta. 
Dios nos ayude a madurar espiritualmente, no tener doble ánimo, ni dejarnos influenciar por nada, ni por nadie. Nuestro único ejemplo es Jesús.
Salmos 109:105 dice: "...Que ellos se vuelvan hacia ti, pero tú no te vuelvas hacia ellos"
No espere que todo siga en orden en su vida bajo la bendición de Dios, si usted lo deja de lado voluntariamente eligiendo a otras personas, no funciona así.
Ponga en primer lugar a Dios en su vida y todo le irá bien. "Amado yo deseo que seas prosperado en todas las cosas y que tengas salud, así como prospera tu alma" 
3 Juan 1:2
La bendición en todas las áreas de su vida, son una consecuencia de sus convicciones firmes. No lo olvide... por su bien y el de su familia.  
¿A quién le parece que es más importante agradar?

Dios lo bendiga
Susana Goglián

"Es por tu gracia" Jesús Adrián Romero


Suscríbase para recibir en su casilla de correo
todos los días las reflexiones

Sígame EN FACEBOOK



El libro devocional trimestral 
"REFLEXIONES PARA VOS III" 


Lo puede adquirir en Av. Eva Perón 1040. Capital Federal.